El 25 de mayo de 2018 entró en vigor el Reglamento General de Protección de Datos, que tratará de cambiar la forma en que las personas utilizan y protegen los datos en el futuro previsible. Este reglamento se considera uno de los mayores pasos hacia el control y la protección de los datos en Internet, que ha sido uno de los mayores problemas en diversos sitios web que requieren información de los usuarios y datos privados.

Se considera que la aprobación de la RPI es un acontecimiento oportuno, especialmente con la controversia de Cambridge Analytica, que afectó a millones de usuarios de Facebook y vio cómo se utilizaban indebidamente datos importantes. Este caso también dio lugar a la necesidad de una reglamentación más estricta de los datos, y la GDPR tiene por objeto convertirse en el punto de partida de futuras leyes de reglamentación de datos en todo el mundo.

El comienzo

La primera propuesta para la GPDR se publicó en 2012. Se creó como respuesta a la necesidad de mejorar la ley de regulación de datos existente, que era la Directiva Europea de Protección de Datos de 1995. La ley de 1995 es una de las primeras políticas de protección de datos que se promulgaron como ley. A pesar de haber sido promulgada, la necesidad de una ley más mejorada y completa era evidente, ya que el rápido crecimiento de los sitios web habilitados por la tecnología para transferir datos a un ritmo más rápido, especialmente los datos transferidos a través de plataformas de redes sociales.

Antes de que se pusiera en marcha el GDPR, la UE promulgó numerosas políticas de reforma de los datos, que finalmente llevaron a que el Parlamento Europeo apoyara el actual GDPR. El proceso de aprobación llevó de 2 a 3 años, y se buscaron numerosas mejoras y reformas antes de conformarse con el conjunto de reglamentos actuales.

Mala gestión de los datos

Uno de los objetivos del GDPR era proteger los datos de los usuarios que se almacenan en diversas plataformas de medios sociales como Facebook y Twitter. Las plataformas de medios sociales son algunos de los sitios más populares de Internet, con miles de millones de cuentas registradas en todo el mundo. Esto hace que estas plataformas sean unos de los mayores archivos de información personal y privada de Internet.

Si bien esto puede ser poco preocupante para un buen número de usuarios habituales, esta cantidad de información tiene el potencial de llegar a las manos equivocadas y ser manipulada para atacar a varias personas, grupos o incluso grandes empresas y marcas. Esta preocupación se ha vuelto más alarmante cuando en los últimos años se han dado a conocer al público numerosos casos de filtración de información personal de cuentas personales de medios sociales.

La información personal filtrada incluye videos y fotos personales, hilos de mensajes, correos electrónicos y números de contacto. Esto ha suscitado una gran preocupación y ha hecho que se pregunte quién puede ver este tipo de datos y cómo se están utilizando. Con el caso de Cambridge Analytica llevando esta preocupación a los tribunales, se ha puesto en perspectiva la conciencia mundial y la necesidad de protección y regulación de datos.

Aparte de los medios de comunicación social, varias empresas y marcas tienden a solicitar datos de sus usuarios registrados, ya que ha habido problemas con respecto a la seguridad de los datos. Un incidente importante de violación de datos durante los últimos años se produjo cuando numerosas cuentas de usuarios de la red Sony PlayStation Network fueron pirateadas, lo que provocó el cierre temporal de los servidores para resolver el problema.

Este tipo de incidentes puede afectar a la confianza del cliente en una empresa, ya que éste ya asumirá que sus datos pueden no estar seguros en sus manos. Con el GDPR en funcionamiento, los usuarios podrán conocer detalles importantes sobre lo que sucede con los datos que comparten en un sitio web, lo que garantiza la confianza entre ellos y los sitios web que visitan.

El propósito

Una vez que el reglamento haya entrado en vigor, los usuarios de Internet tendrán ahora más libertad y control sobre sus propias horas de datos privados con fines de transparencia. También se ha optimizado el permiso para acceder a los datos personales, con directrices más refinadas que requieren un claro consentimiento para cualquier dato que se esté utilizando.

Los usuarios también pueden solicitar copias de sus propios datos a estas empresas y sitios web, lo que les informa claramente de cómo se están utilizando los datos. Esto también significa que las políticas de privacidad y de acuerdo con los usuarios serán ahora más claras y detalladas para proporcionar detalles y directrices más específicos. Esto se hace para garantizar que los usuarios ya no acepten encontrarse con normas y reglamentos vagos y engañosos en relación con el uso de sus propios datos personales.

Las principales empresas y sitios web también seguirán las nuevas normas y reglamentos, que incluyen la eliminación de datos que ya no se utilizarán y la garantía de que los datos están protegidos de programas informáticos malignos y de piratas informáticos. En cuanto a los sitios web que se verán afectados por estas reglamentaciones, se dejó claro que los sitios web de la UE y los sitios web que ofrecen servicios a los países de la UE se verán afectados por los cambios. Hasta cierto punto, esto se aplica a la gran mayoría de los sitios web de Internet, ya que un buen número de empresas y negocios se están internacionalizando.

¿Afecta esto al SEO?

En el lado de la SEO, el mayor impacto que tendrán estas regulaciones será en los servicios de suscripción y registro de sitios web, ya que tendrá que cumplir con las políticas de protección de datos y el consentimiento de los datos, que se harán más prominentes en los próximos meses.

En el lado del ranking, la experiencia del usuario se verá afectada debido a los permisos de datos y las indicaciones que deben estar presentes para informar a los usuarios. La analítica es otra área que cambiará, ya que los usuarios deben ser informados de cómo se utilizarán sus datos en la analítica del sitio web. No ha habido ninguna indicación clara de que la GDPR afecte a los factores de clasificación. Sin embargo, con las numerosas actualizaciones que Google ha puesto en marcha en los últimos meses, los cambios pueden estar en orden.

En resumen

El GDPR es un gran paso hacia la protección de datos en todo el mundo. Con la información moviéndose a un ritmo muy rápido, esto llega muy oportunamente, y realmente aseguraría que los datos sean utilizados de manera apropiada y ética.

Si tiene preguntas y consultas sobre la GDPR y la SEO en general, deje un comentario a continuación y hablemos.

¿Te gusta 46 Grados?

¡Haz clic para puntuar!